Baños turcos

Venta de Baños turcos

El baño de vapor o baño turco es un habitáculo cerrado y estanco, diseñado para ser ocupado por varios usuarios sentados o acostados, construido con la combinación de diversos materiales cuya característica común es la resistencia a la oxidación y a la temperatura. Este habitáculo incorpora un equipo eléctrico cuya función principal es la generación e inyección de vapor en el interior de la cabina, controlar y regular la cantidad de vapor y temperatura automáticamente. Este es el factor más importante de las cabinas de vapor.

Similar a la sauna en que induce el sudar, pero con condiciones atmosféricas enteramente distintas, el baño de vapor no sólo relaja y renueva la energía, sino que también promueve la salud y belleza. Funciona con la máxima eficacia posible, temperaturas de entre 43C y 50C y una humedad relativa 100%. En un baño de vapor, el vapor (o termino más científico correcto, NIEBLA) debe estar presente casi de forma permanente. Esto requiere un generador eficiente de vapor, un sistema de control exacto y una cabina de vapor bien aislada para prevenir la perdida de vapor.

Para su salud y belleza

Beneficios del baño turco

  • Distensión Nerviosa. Relajación.
  • Dilatación ramificaciones respiratorias. Oxigenación.
  • Humidifación vías respiratorias. Suavización.
  • Vaso dilatación periférica. Estimulación de la circulación.
  • Limpieza de toxinas de la piel. Sudoración.
  • Evita resecación de la piel.
  • Retrasa aparición de arrugas.
  • Hidrata la piel y le da mayor tersura, suavidad y belleza.

¿Por qué es bueno el baño de vapor?

El vapor dilata los poros de la piel, favoreciendo la transpiración y la limpieza en profundidad. Es adecuado para todo el mundo, porque alisa y suaviza la piel.

Un baño de vapor  potencia la salud de forma agradable. Se recomienda especialmente para aliviar las condiciones enumeradas más abajo en virtud de su alto contenido del vapor y de las ventajas generales del calor húmedo. Indicado en casos de asma bronquial, bronquitis, catarro de la zona respiratoria superior, toses, garganta áspera, quejas reumáticas no agudas.

Además, como medida de apoyo el baño de vapor es así mismo beneficioso para las personas que sufren de: Trastornos del sueño, baja circulación sanguínea , piel seca y agrietada, tensión muscular, debilidad muscular  y sensibilidad a los cambios de temperatura repentinos.

El calor húmedo estimula el flujo subcutáneo de la sangre y limpia la piel de forma intensiva, abriendo los poros, quitando la piel muerta y las impurezas y dejando que la piel se sienta suave, limpia y sedosa.

¿Cómo tomar el baño de vapor?

El beneficioso efecto terapéutico del baño de vapor no es inmediato, por ello las sesiones deben realizarse de forma regular.

  1. Ducha de agua caliente. Inicio del proceso de apertura poro.
  2. Secarse correctamente todo el cuerpo.
  3. Entrada en la cabina.
  4. Permanecer en la cabina entre 10 – 35 minutos. Antes de salir es aconsejable permanecer sentado 2-3 minutos si ha tomado el baño acostado.
  5. Salida del baño de vapor. Ducha con agua fría o templada según su propio gusto.
  6. Un baño de caliente de pies favorece la circulación sanguínea.
  7. Iniciar fase 3. Fase de repetición.
  8. Fase de reposo: esta fase es importante ya que complementa el proceso de relajación.
  9. Ducha de nuevo con agua templada, para eliminar todo el sudor.
  10. Si lo desea puede ingerir agua.

Calefactores y accesorios para baños turcos

Creamos tu proyecto de bienestar

Si tienes una idea para instalar una sauna, un baño turco o un spa en tu casa, no dudes en consultarnos, te asesoraremos y te daremos la mejor solución para realizarlo.